11/5/10

me llaman mis antiguos amantes, es como si supieran que estoy triste y quisieran consolarme. en el fondo son unos buenos chicos. pero a mí, ni los teléfonos sonando desde el otro lado del charco me arrancan la pena. tengo los gritos clavados en las costillas y la amargura enterrada en las pestañas, y otra vez, esa sensación de asfixia. ¿y tu risa?, vete tú a saber, se ahogó con Ofelia. por cierto, ayer la vi, me saludó y se fue buceando... yo creo que no está loca, sólo se lo hace.
y qué más da lo que yo crea, si al final es la misma mierda de siempre, las lágrimas me arañan la cara, los recuerdos no me dejan pensar y yo acabo con el corazón en el taller.

9 comentarios:

El Drac dijo...

Generalmente nos sentimos así cuando hemos perdido la capacidad de amar, y es que hemos amado a tal variedad de especímenes que nos hemos hastiado y en verdad ya no encontramos nada nuevo. Un abrazo y levanta esos ánimos.

DANI dijo...

Conozco un buen mecánico de corazones.

Silba alto y vendrá corriendo ;)

Besos estropeados

Completamente Gilipollas dijo...

Mi querida chica pirata. No la he llamado aun, espero algún día tener el privilegio de ser uno de sus ex-amantes para poder llamarla.

Siempre suyo
Un completo gilipollas

Señorita dijo...

con el corazón en el taller,pide un buen mecánico que ya toca
=)

txusman dijo...

tiempo al tiempo, compañera...
y coge el teléfono... no seas así.

Saludos.

Dara Scully dijo...

le dejo un trozo de pastel, por si sirve de algo.

(y un
cariño de parte
de mi elefante
transformista)

desconocida dijo...

Estoy segura de que por fin te arreglarán el corazón en el taller, y no te cobrarán nada de nada. :)

Esteban C.R. dijo...

lo peor es llorar con la cara reseca y que haga frío

eliú dijo...

"la sensación de asfixia"... la recuerdo... hace muuuucho que no la siento... pero la recuerdo...