13/4/09

ella va de chica dura, de esas que comen regaliz rojo antes de irse a dormir y visten de cuero los viernes por la noche. pero lo cierto es, que es de esas chicas que cambiarían besos por un te quiero, que se descalzan en verano para bañarse en la fuente al ritmo de la vie en rose, de las que se deja el sentido común bajo la camisa.y ya te he dicho yo mil veces que no se puede ir por la vida con un corazón de plástico, porque al final se acaba rompiendo como el resto y todo se va a la mierda.

9 comentarios:

Basquiat dijo...

un corazón, del material que sea, sigue siendo un corazón.

Elisabeth dijo...

Sigue siendo un corazón, pero la imagen que los demás tienen de éste se deteriora a través de sus acciones... Al final y al cabo, plástico es el resultado. Algo frío, algo rígido...
Yo me quedo con mi corazón, quizás algo de plástico, quizás algo demasiado vivo, depende del momento. Pero lo mejor es que sea un gran corazón!

Señorita dijo...

cuanta razón
=)

Juanjo dijo...

No hay nada como un corazón de verdad, que lata. Qué lata. Un beso, con admiración, como siempre.

cosasimpropias dijo...

una contradiccion andante. y si se rompe el corazon, no vienen repuestos?

Bordencanto. dijo...

Acabo de sentir TU magia

txusman dijo...

ya me parecía a mi... chica dura con alma "blandiblu"...
Si cambias besos por "te quiero" haces buen negocio.
saludos.

tu flor azul dijo...

hace tiempo que no te lo digo.pero me encanta lo que estás escribiendo últimamente un millón.

te quiero(pero eso sí que lo sabes)

eliú dijo...

"...y ya te he dicho yo mil veces que no se puede ir por la vida con un corazón de plástico, porque al final se acaba rompiendo como el resto y todo se va a la mierda..."

asi mismo...
a la mierda...