2/7/07

La Caja de los Recuerdos Viejos.


Para la vista inexperta tan sólo es una caja de zapatos forrada de papel verde brillante, pero en realidad es una caja mágica, en la que se guardan los recuerdos que se consideran innecesarios. Los recuerdos aún permanecen en la mente (aunque con menos intensidad), pero en el corazón ya no duelen.

Hoy la chica de la sonrisa dulce ha abierto su caja, metiendo al chico de los ojos de cielo, y guardándola de nuevo bajo su cama, decide dar un paseo por los lugares vividos con aquel chico de mirada azul.

De pronto multitud de recuerdos asaltan su cabeza, y su corazón se extremece conforme anda. Ante sus ojos rápidas imágenes (que le resultan muy familiares) pasan delante de ella. (Cómplices miradas, sonrisas traviesas, besos a escondidas, horas de conversación...).

La chica de la sonrisa dulce no entendía nada.

¿A caso su caja estaba rota?¿Había metido tantos recuerdos dolorosos para su corazón en aquella cajita, que ya no cabía nada más?

Aquella mañana la chica quería acabar con todo lo que tuviera que ver con esa mirada azul (que todavía) agitaba su corazón... abrió la caja de los recuerdos viejos y apretó al chico de los ojos de cielo al fondo...

Olvidó una cosa muy importante... olvidó cerrar la caja de los recuerdos viejos.

5 comentarios:

La niña perdida dijo...

La niña perdida guarda sentimientos en una caja de cristal...es fragil y si cae contra el suelo su corazón tiembla. Aún no se ha decidido a abrir la caja y gritarle al mundo lo que siente.

Cierra la caja para que no se pierdan tus recuerdos y guardala, abrela dentro de unos años cuando tus heridas hayan cicatrizado y sonríe al recuerdo de aquel primer amor que tanto te hizo temblar...

der pseudo dijo...


:|

cierra la caja!! muchos recuerdos se pueden escapar!!!

yo perdí mi cajita... no recuerdo dónde la he dejado...

tal vez ya no me haga falta =)

tal vez tenga que fabricar otra...

todavía no lo decido...

desconocida dijo...

Buena idea la de guardar los recuerdos dolorosos en una cajita, ella podrá soportarlos...no como nosotros.

Pero debes guardarlos con ganas porque si no, pueden quedarse también en tu corazón, y ahí,posiblemente hagan mucho daño.

Cierra la caja, e intenta olvidar, es dificil, muy difícil, pero no imposible.

Amco dijo...

Yo he pensado y he querido comprar mil veces una caja para guardar mis recuerdos que ya de poco valen, pero en el fondo pienso que si los guardo desapareceran para siempre y ya no formaran parte de mi habitacion ni de mi vida, solo se dedicaran a acumular polvo bajo la cama...

No se que hacer

;)

Naty dijo...

Con esos recuerdos traviesos, no hay caja que valga... Son a prueba de encierros, candados y usan chaleco antibalas... Yo he optado por dejarlos en libertad condicional (pueden vagar por ahí, eso sí: sin hacer daño)... Nada se pierde con probar, ¿Te animas? ;)