28/7/07

Cara a cara.

El local estaba abarrotado, y el calor que desprendían los cientos de cuerpos que allí se encontraban era casi insoportable. A pesar de eso, ella lo pasaba bien, reía por tonterías, y jugaba con sus amigos, sacando la niña que sigue siendo.
Estaba tan agusto entre su gente, que nada podía destrozar el momento (o eso creía ella...)

Algo inesperado... Aquéllos ojos en los que ella aún navega, aparecieron de la nada. Si antes el calor la asfixiaba, ahora un escalofrío recorrió su cuerpo. El ruido del local desapareció, sus piernas temblaban, sus manos sudaban, su boca ya no segregaba saliva, su mente le decía: ¡Sal corriendo sin mirar hacia atrás, y no pares hasta llegar a un sitio donde esconderte de tus sentimientos!
Su corazón gritaba: ¿A qué esperas? aún le quieres... ¡bésale!

Al final nada salió ni como su mente quería, ni como su corazón desaba... acabó con un simple "hola" y un par de besos en la mejilla.

Luego ella llora, se enfada y castiga a su corazón.
-¡¿Qué culpa tengo yo?!- contesta irritado su corazón- ¿Por qué te enfadas conmigo si ni siquiera has seguido mi consejo?
-¡Por eso mismo! ¡Debiste insistirme más!

8 comentarios:

der pseudo dijo...


O_O

que intenso...

me has dejado sin palabras O_O

me encantan los finales de tus escritos!!

DémoNan dijo...

Plas plas plas :-) Precioso post, y muy cierto, pero es lo que tiene el corazón, que susurra... quien grita siempre es la cabeza, por eso siempre le hacemos más caso que al corazón. Somos tontas pero no aprendemos. Un besazo.

principito dijo...

Dificil cuestión cuando corazón y cabeza no van de la mano. A río revuelto... lágrimas.

Un beso y animo!

txusman dijo...

besalé, canalla... para arrepentirse de hacerlo hay un tiempo pero no hacerlo... es para toda la jodida vida, besalé!!!
saludos

Mond dijo...

Que fácil es echar culpas... ni el corazón ni los demás, sólo nosotros... sólo nosotros.

timimi dijo...

y otro gran debate entre la razon y el corazon,raro q ganara la razon esta vez,sigue un consejo si quieres vivir mas el momento sigue al corazon

Naty dijo...

Te doy un poquito de mi corazón persistente (creeme que no se para, hasta convencerme)... Pero una advertencia: necesitas ir armada de tiritas (que rasguñitos siempre quedan, pero siendo honestos también lindos recuerdos)... Besitos a mi Pirata favorita ;)

desconocida dijo...

El corazón y la mente siempre van separados, nunca se han llevado bien del todo. Tú tienes que ser la intermediaria y hacer que tengan más o menos las mismas opiniones, solo tú puedes hacerlo.

Mil millones de abrazos silenciosos que te acompañen siempre.