22/9/09



corríamos calle abajo, cogidos de la mano y con el sol pegándonos en los ojos. sonaba en nuestros oídos La Foule de Edith Piaf, éramos felices y nos besábamos con ganas hasta salir volando por encima de los tejados. pero como pasa en la canción acabamos separados, no nos separó la muchedumbre. no. fueron los tropecientosmil kilómetros que se interpusieron entre tu corazón y el mío.

8 comentarios:

Basquiat dijo...

distancia, maldita distancia, para dos corazones de ritmo gemelo.

DANI dijo...

Aisss como me suena esa canción....

Besos cercanos

señorita dijo...

y cuando hay una distancia adecuada vienen a llamar de nuevo a tu puerta y a salir corriendo.

eliú dijo...

si todo es perfecto me resulta aburrido, con tropiezos la vida tiene cierto gusto de emoción...




digo, no?






:)







volví.
Isra.

Dara Scully dijo...

Esas distancias, ni con avión supersonico.


pd: lo de hacérselo con chaqueta da mucho calor, jejeje.


¡miau,
piratita!

León dijo...

pero siempre queda el gustito y el vertigo de haber corrido calle abajo. Eso es vivir con mayuscula.

UN abrazo

escritores negros dijo...

Hola:

Hemos visitado tu página y pensamos que podría ser interesante intercambiar banners o enlaces con la nuestra.

Si estás de acuerdo, puedes visitarnos en Escritores Negros (http://escritoresnegros.blogspot.com) o ponerte en contacto con nosotros en escritoresnegros@gmail.com

Un saludo.

Esteban C.R. dijo...

bonita historia! acabo de leer tus comentios...xD