13/11/08

Con sabor a café.

Te has vuelto a ir saltando calle abajo, y lo peor no es verte desaparecer a lo lejos, sino cuando regresas cabizbajo, con las alas rotas y con los ojos vacíos. Me agarras la mano y recuerdas el otoño en el que nos hicimos mayores; dejamos de contar historias de miedo los sábados por la noche, tú porque ya no te juntabas con chicas (ahora sólo te interesaban sus besos) y yo porque empecé a soñar que sería una actriz de Hollywood.
Entonces me miras fijo a los ojos y yo sonrío y suelto la frase gastada de siempre: Prepararé café. El tuyo con leche, el mío sin azúcar.

6 comentarios:

Masakoy dijo...

El caso es que al menos seguís tomando café.

hasta el infinito y más allá

Ál dijo...

Sin azucar, sin aliento...

la niña perdida dijo...

neni.me encanta.el sábado quedamos? tengo cosicas que contarte.guapa que eres mi guapa

:)

eliú dijo...

Prepararé café. El tuyo con leche, el mío sin azúcar...

eso fue escrito como para mi, tengo un eco drogado de silencio que me esta zumbando el oido,


una frase gastada
que mueve fibras aun...





Isra

hawwah dijo...

Esa frase es un buen recurso...

:)

princesa de boca de fresa dijo...

Bonito y melancólico... me recuerda a momentos desaparecidos, al preludio de una despedida anunciada...

Besitos