17/4/08

No en todos los castillos vive una princesa.



Te pegaste a mí, como una camiseta mojada. Tan frío, tan agobiante y tan... tan cálido...(como mis manos, dijo un día un mendigo).
Quiero un castillo de arena. ¿Qué?, no me mires así, sigo siendo yo, la pirata de siempre, con todas y cada una de las letras... pero las cosas cambian; a lo mejor quiero un sitio donde esperarte cada fin de semana. Sí, es eso.
Un castillo de arena... tan frágil como tú y como yo juntos...
Tan fácil de reconstruir si se rompe... como los sueños.
*¿Dónde se metió mi chico de los ojos tristes?

5 comentarios:

X dijo...

¿Puede un pirata vivir en un castillo? El mar llegará y no podrás elegir: eres de mar. Construye un castillo y en cuanto lo acabes ve despidiéndote de él...

Bohemia dijo...

pues...yo me pido un castillo en las nubes...

BSS

Evadida de la vida dijo...

"Un castillo de arena... tan frágil como tú y como yo juntos...
Tan fácil de reconstruir si se rompe... como los sueños"

Me encanta... es precioso, aunq creo q soy mas de nubes y viento, creo q pasaría lo mismo, tan facil de dar forma si se evapora... y y con una ventana para ver y oler el mar ^^

Basquiat dijo...

será que todos tenemos un castillo al cual volver ubicado en un lugar específico del tiempo.

RomáN dijo...

Qué bello todo lo que escribes chica bucanera! Qué bello y qué entrañable!

"Quiero un castillo de arena", dices, asumiéndote la misma pirata de siempre.

Porque hasta el corsario más aventurero siempre anheló, dentro de sí, una isla donde llegar y esperar. Una isla, que podría ser un castillo tan frágil como dices, pero que siempre será posible rehacerlo, un castillo de arena, pero de arena de playa... de playa donde naufragan los piratas cuando aman.

Un abrazo chica pirata!
Te dejo una canción de un compatriota tuyo que se llama Ismael Serrano (y que es uno de mis cantautores favoritos) y que me vino a la mente cuando leí este post tuyo:

PEQUEÑA CRIATURA
-Ismael Serrano.

Voy a buscarte a la salida del trabajo,
a Madrid le faltan caricias y abrazos.
Se los daremos ahora.

"¿Cómo ha ido todo? ¿Me has echado de menos?
¿Sabes,? anoche apareciste en mis sueños,
llevabas menos ropa".

"Hoy he encontrado en el Segunda Mano
un piso modesto, céntrico, barato,
en el paraíso apenas a unos minutos,
si vamos en Metro, del resto del mundo".

Sueño con ello mientras mi calor te espera.
Impaciente, inexperto, yo quemo la cena.
Llegas tarde a casa.

"¿Dónde te has metido? Te creía perdida".
Me besas y aguantas mis bellas mentiras.
Traes por fin la calma.

Un día de estos te doy un susto y te pido,
seria y formalmente, que te cases conmigo.
Ay, mi vida, un día el susto te lo doy yo a ti,
y si me preguntas, te respondo que "sí".

Pequeña criatura, la esencia más pura
va en frasco pequeño.
Amor mío, ya lo sé, el mismo recipiente también
encierra veneno.

Asumo el riesgo, te miro y planeo
una vida contigo cargada de sueños.
Y si no se cumplen cuando despertemos,
con la luz del día ya veremos lo que hacemos.

Pequeña criatura, la esencia más pura
va en frasco pequeño.
Amor mío, ya lo sé, el mismo recipiente también
encierra veneno.

Asumo el riesgo, te miro y planeo.
Si te falta una almohada, yo te presto mi pecho.
Y si no te amoldas a sus recovecos,
con la luz del día ya veremos qué hacemos...